jueves, 25 de diciembre de 2008

Tenía intención en su momento escribrir acerca de las novedades de la Michelín de este año, pero preferí no hacerlo. Lo más destacable es la pérdida de la segunda estrella de Zuberoa. Mejor no extenderme y dejar una frase de Hilario para resumir mi opinión.

“La personalidad del cocinero siempre ha de prevalecer sobre los dictados de la moda o de los que rigen las distintas guías gastronómicas, teniendo como mayor referencia los platos de mayor tradición” Hilario Arbelaitz