lunes, 24 de marzo de 2008

Parmentier


Antoine-Auguste Parmentier (1737-1813)

El nombre de Parmentier está estrechamente asociado a la patata, de la que para muchos, sería el inventor.

Nacido en Montdidier el 17 de agosto de 1737, tras una vida de lucha y de obstinación por imponer ese precioso tubérculo, Parmentier murió en París el 18 de diciembre de 1813.

Originaria de América del Sur donde se conoce como papa, la patata llega a España hacia 1535 y desde allí pasa a Italia, Suiza y Alemania. En Francia, por el contrario, es el rechazo total. Todo el mérito de Parmentier reside en haberla impuesto entre nosotros.

En su época las hambrunas son endémicas. Los años de sequía condenan las cosechas de cereales, base de la alimentación. La Academia de las Ciencias lanza un concurso: “Para la búsqueda de una sustancia que pueda atenuar las calamidades de la hambruna”. El laureado es Parmentier.

Tras sus estudios de farmacia, Parmentier se alista en el Ejército y marcha en campaña. Sus viajes lo convencen de la baza excepcional que representa la patata y lucha por convencer. Difícil batalla. Entonces, como astuto pícaro que es, utiliza una hábil estrategia. El rey Luís XVI le cede un terreno en Sablons y otro en Grenelle. Las plantaciones de patatas cubren estos campos, ostensiblemente vigilados durante el día. Intrigados por estas medidas que no pueden más que proteger un tesoro, los parisinos arrancan durante la noche las patatas, con la ausencia cómplice de los guardianes. Esta es su primera victoria.

Convencido de la importancia de ese feculento para la alimentación de su pueblo, el rey acepta enarbolar un ramo de sus flores durante una recepción en la que hace figurar varias preparaciones a base de patatas en el menú de la cena. El efecto de imitación hace el resto y la patata comienza su tímida divulgación.

Parmentier trata de hacer pan a partir de la fécula de patata pero este intento se salda en fracaso. No se desalienta: publica sus estudios en las revistascultas y en los periódicos. Poco a poco, hace llegar su mensaje.

Gracias a la tenacidad de parmentier, la patata se ha convertido en una de las bases de nuestra alimentación.




Historia de la cocina y de los cocineros.

9 comentarios:

Weirdo dijo...

Gastro, ¿recibiste mi mail? ¿Para qué comidas/eventos cuento contigo?

Gastronomicae dijo...

Ya te he respondido, me apunto a la comida del sábado.

Ligasalsas dijo...

Parmentier de patata con trufa... ese es un gran plato.

La semana pasada me comí una crema de patata con aceite de chorizo y huevo escalfado que rozaba la perfección; fue en el Playa Club de Pontevedra. Y ayer con el rabo de toro otro tanto que hice yo y que no estaba mal del todo.

Gastronomicae dijo...

Es otro de esos productos que da coraje. Con lo sencillo que es hacer una buen puré de patatas, y sin embargo en muchos sitios insisten en ponerlo de bolsa.

Genial el de Hilario en Zuberoa. A ver si en la próxima entrada pongo distintos purés de patatas para que los que aún lo compran hecho se decidan a hacerlo en casa. Es muy fácil.

cuatro especias dijo...

Los buenos purés de patata, son los elaborados a la antigua usanza, machacando la patata, de forma que queden pequeños trocitos de la misma, con una muy buena mantequilla y su punto de nuez moscada, ligero y suave. Salpimentar y que vaya para adentro.
Y si queremos rizar el rizo, una yema de huevo frita, sin su clara, unas trufitas picadas por encima y regado con un hilo de aceite de trufa blanca "la Rustichela".
Es el manjar de los manjares.
4E

Garbancita ® dijo...

Vaya que casualidad, hace un par de días preparé una Parmentier de bacalao a la naranja. Cuando postee la receta usaré esta entrada como referencia.

Gracias :D

Saludos

Gastronomicae dijo...

Cuatro especias; Usar una yema de huevo frita no lo había oído antes, vamos a ver que pasa la próxima vez que lo haga.

Garbancita; es un honor que pases por aquí y encime que te pueda aportar algo.

Xavier Agulló dijo...

Con sobrasada, trabajándolo como si hiciéramos una tortilla, pasote canalla irresistible. Xavier Agulló

Gastronomicae dijo...

Tendremos que probar ese parmentier con sobrasada. Tiene buena pinta, además viniendo del señor Agulló debe ser un manjar.

Saludos