jueves, 3 de abril de 2008

Tragabuches (Segunda parte)

Pescadilla de Motril con gazpachuelo de algas. El último degustación que tomé en esta casa también usaba la pescadilla como plato de pescado, aquella vez fue un Emblanco con pescadilla. Una muy buena solución para no caer en lo mismo de siempre; lubina, rodaballo o uno del estilo. En plato hondo, con el gazpachuelo complementando los sabores del pescado y con el toque de la salicornea (que son esa especie de espárrago bien finitos que se ven sobre el pescado. Realmente es una verdura cuyo sabor recuerda a las algas. Se da en zonas de playas y marismas. Se recolecta joeven, ya que los tallos maduros son demasiado fibrosos. Su floración es de abril a junio. Literalmente significa "cuernos salados y pertenece a la familia de las "Chenopodiaceac" )


Para la carne tomamos paletilla de cordero lechal acompañado de piel de leche y germinados. Perfectamente cocinada, con la piel bien rustidita y crujiente. Salseado con su propio jugo reducido, sin más alardes. Sabor y textura, como debe ser. De guarnición una piel de leche con germinados y un aire de leche. Suavizando aún más el sabor de la carne.

Empezamos con los postres. Momento duro en la mesa para algunos, ya que apenas quedaban fuerzas para continuar. No todos pudieron con la carne (a mí me faltó rebañar la salsa con un trozo de pan...). Cuajada, Pistacho y Merengue de Miel. Aunque este postre fue el segundo que tomamos lo cambio de orden porque estoy siguiendo el del menú escrito. Poco que resaltar de éste plato, una tierra, encima la cuajada y aportando el toque crujiente el merengue de miel (lo que más me gustó de éste plato, totalmente crujiente, ligero).

Este postre de Fresas, Pimienta y Yogur, fue realmente nuestro prepostre. Cumplía perfectamente las funciones de un prepostre, ya que nos limpiaba de la comida con su frescor y nos invitaba a empezar el mundo dulce de esta casa. Cada día que pasa me gusta más el uso de las especias en la cocina dulce. La pimienta con las fresas, aunque sea una mezcla clásica nunca dejará de sorprenderme cada vez que lo tomo. Tal vez estaría bien sustituir esas fresas tan grandes por unas sabrosas fresitas de bosque, aunque eso simplemente lo digo por buscar un pero.

El siguiente postre es un clásico de la casa; Piña,Coco, Menta y Azucar Moscovado. Volvemos a una idea base clásica: piña y coco, y a partir de ahí la técnica y la imaginación hacen el resto. Una fino y crujiente canutillo de piña que contiene dentro un helado de coco, guarnecido con una salsa de moscavado y una gelee de menta. En un principio nos retiraron este postre del menú, ya que era demasiada comida, pero Weirdo insistió en que lo pusieran (muchas gracias).
Para terminar, Nube de Cacao y Moscatel con Chocolates “con Leche” y “Blanco al aceite de Oliva”. Un postre de diferentes texturas de chocolates. Algo indispensable en un restaurante; chocolate.
Durante los postres tuvimos la compañía de Benito en la mesa, siempre agradable, poniendo la puntilla a cada comentario. Un tipo con las cosas bien claras que cada día se encuentra más a gusto en esta casa haciendo la cocina que realmente le gusta, y la cual todos disfrutamos.
Una sobremesa interesante, aunque me perdí un buen rato (lo siento) de la mesa para hablar con el chef. Para la sobremesa un gin tonic con una ginebra que no había probado, la Martin Millers, con fever tree y el toque genuino de las manos de Weirdo para elaborarlo (un auténtico crack).

7 comentarios:

Gastronomicae dijo...

Para no alargar mucho la cosa he decido dividir la comida en tres entradas; El Previo, la Primera y la Segunda parte. Empiezo al revés, de modo que cuando estén las tres partes se pueda leer en orden. Siento las molestias.

wavecheff dijo...

Este blog es acojonante ! !

Gastronomicae dijo...

Gracias wavecheff.

Ligasalsas dijo...

Pues sí que lo es.
La paletilla bien hecha es un lujo.

Yo últimamente la aso en el horno y me reduzco un caldo con el cuello y otras partes menos nobles. El caldo súperreducido está de la muerte.

Cuatro postres!!! La cuajada con pistacho y merengue de miel tiene una pinta lujuriosa.

Gastronomicae dijo...

jajajaja, ahí si que metía caña. ¿Qué pasa, qué el pastelero tiene familia o qué? ¿quiere irse a casa? pon más postres...

Ramontxu dijo...

De vez en cuando me veo en la obligación de salirme de mi papel de lector silencioso y ponerte algo, hoy solo lo hago para felicitarte, pocas veces he visto una comida tan bien explicada y con tantos detalles, he sentido auténtica envidia del homenaje que os distéis.

Ya espero el próximo.

Saludos.

Gastronomicae dijo...

Muchas gracias Ramontxu, es siempre una alegría que intervengas.

Muy buen nivel el de éste restaurante. Cuando os paseis por estas tierras no dejeis de visitarlo.