domingo, 31 de mayo de 2009

Huesos de cerezas

Aprovechando la temporada de cerezas vamos a dedicarle un espacio a este producto. Lo lógico es empezar con definiciones, temporada y cosas básicas; pero empezamos con una curiosidad. Mientras nos comemos las cerezas guardamos los huesos y al finalizar los golpeamos ligeramente (por ejemplo con un rodillo) para sacarles las semillas de dentro. Si las probamos, encontramos un sabor amargo que nos recuerda al amaretto, bastante curioso. Podemos usarlo para un helado, una mousse o lo que se nos ocurra.

2 comentarios:

Senyorlopez dijo...

Me encantan ese tipo de productos... muy delicado.
se podrían macerar y preparar un aperitivo amargo, por ejemplo.

Gastronomicae dijo...

Va perfecto para un aperitivo. Usado con moderación incluso para una carne.