domingo, 16 de marzo de 2008

San Patricio


17 de marzo, día de San Patricio; día festivo para todos los irlandeses (y muchos que no) repartidos por todo el mundo. Patricio nació con el nombre de Maewyn alrededor del año 387 en Bennhaven Taberniae, en la actual Escocia. A los 16 años fue vendido como esclavo por unos piratas irlandeses, y tras varios intentos de fuga logró escapar y hacerse predicador del evangelio en Irlanda.

Una de sus principales características es la buena adaptación a las tradiciones locales, formando varias comunidades cristianas. El “Apóstol de Irlanda” falleció hacia el 461.

Una tradición irlandesa le atribuye la hazaña de haber librado la isla de serpientes. Actualmente, Irlanda es la única región de las Islas Británicas que no posee ofidios silvestres, debido a su separación de Gran Bretaña poco después de finalizar la última glaciación.

Patricio tuvo que explicar una vez lo que era la Santísima Trinidad. Para que todos lo entendieran utilizó un trébol como muestra, explicando que la Santísima Trinidad, al igual que el trébol, era una misma unidad pero con tres personas diferentes (un mismo tallo con tres hojas).

En el pasado reciente, el Día de San Patricio era celebrado solamente como una fiesta religiosa. Se convirtió en una fiesta pública en 1903, por el “Bank Holiday” (Irlanda) Acta 1903, un Acta del Parlamento de Gran Bretaña introducida por el irlandés MP James O'Mara. O'Mara luego introdujo la ley en la cual se señalaba que las tabernas requerían estar cerradas el 17 de marzo, lo cual fue apelado en los años setenta. El primer desfile del Día de San Patricio se realizó en el Libre Estado de Irlanda, en la ciudad de Dublín en 1931 y fue revisado por el entonces Ministro de Defensa Desmond Fitzgerald. Aunque ahora la celebración secular existe, la fiesta es todavía una fiesta religiosa observada en algunas áreas.

Fue sólo a mediados de los años 1990 que el gobierno irlandés comenzó a utilizar esta festividad como una campaña publicitaria para dar a conocer a nivel internacional a Irlanda y su cultura. El gobierno organizó un grupo llamado Festival de San Patricio, con tal de:

—Ofrecer un festival internacional a la altura de las grandes celebraciones en el mundo y promover exaltación a través de Irlanda por vía de una innovación, creatividad, vuelta a las raíces y actividad de marketing.

—Promover la oportunidad y motivación para que la gente con descendencia irlandesa (y aquellos que desean ser irlandeses) atiendan y se unan en esta celebración imaginativa y expresiva.

—Proyectar internacionalmente, una imagen fehaciente de Irlanda como país creativo, profesional y sofisticado con una apariencia llamativa a nivel mundial.

El primer Festival de San Patricio se realizó el 17 de marzo de 1996. En 1997 se convirtió en un evento de tres días, y para el 2000 ya era un evento de cuatro días. En 2006, el festival duró cinco días.

11 comentarios:

kalakahua dijo...

ésto nos lleva a eso tan irlandés que para 2100 dure tres meses y medio. Viva Irlanda y sus irlandesas

Gastronomicae dijo...

La vida debe ser un constante San Patricio. Fiesta y cerveza todos los días.

kalakahua dijo...

incluso irlandesas, don Gastronomicae

Gastronomicae dijo...

jejeje, que pillo eres.

cuatro especias dijo...

No me imaginaba un post así en tu blog, me has sorprendido y me ha gustado la historia de S. Patricio.
No la conocía.
Pero si, la vida, si debería se más sonrisas, más tranquilidad y un poquito de vino.
Desde luego, estás a todas.
Un abrazo.
4E

Gastronomicae dijo...

Cuatro especias, San Patricio es mi fiesta favorita. Una excusa perfecta para beber aún más. Si hay que beber, mejor saber el por qué.

Ligasalsas dijo...

A mí me encanta la marea verde que se monta en Dublín para San Patricio. Aunque reconozco que las resacas de cerveza no son especialmente agradecidas...

Ligasalsas dijo...

Por cierto, que Irlanda se ha convertido en el país con mayor renta per cápita de Europa si no me equivoco. La inversión en tecnologías ha sido brutal y hay unos cuantos centros de operaciones de empresas de tecnología que se han mudado allí.

Eso sí, las carreteras se les han olvidado.

Anónimo dijo...

Ligasalsas, efectivamente se les ha olvidado el tema de las infraestructuras. Lo más curioso es que se ven los Bentleys y los Ferraris como si aquello fuera Montecarlo y no tienen ni por donde conducirlos. Sorprendente también es ver aparcado en la puerta de la casa adosada de mi vecino, que parecía que se va a caer a pedazos, un X5, un CLK y un Cayenne.
Curiosos personajes los irlandeses, las irlandesas, por cierto, odian a los extranjeros, no me preguntéis por qué.

Anónimo dijo...

Anónimo = "Irlandés" al que le gusta mucho el vino.

Gastronomicae dijo...

Irlanda es desde hace muchísimos años mi viaje soñado. Algún día lo conseguiré. San Patricio en Dublín y oktoberfest en Munich, dos fiestas soñadas.